Mosaico de las Metamorfosis

Mosaico de las Metamorfosis

martes, 27 de marzo de 2012

Mosaico del Cubiculum. Las Metamorfosis

Detalle mosaico cubículo de Materno
El primer mosaico encontrado en Carranque fue el de Las Metamorfosis que está en lo que debía ser el dormitorio del propietario, ya que una pieza de mosaico con una inscripción así parece indicarlo:
"EX OFFICINA MAS.....NI PINCIT HIRINIUS UTERE FELIX MATERNE HUNC CUBICULUM (del taller de Mas.....ni, lo pintó Hirinio, usa felizmente Materno este cubiculo). De aquí se concluye que el nombre del dueño de la villa tenía como nombre Materno. También aparece el nombre del artista que realizó el mosaico, Hirinio, algo que no suele darse.
En el centro del mosaico del cubículo se puede ver un retrato de mujer elegantemente vestida y con una aureola alrededor de su cabeza. Puede corresponder a la dueña de la casa, que se encuentra rodeada de cuatro escenas sacadas de las Metamorfosis y de bustos de personajes de la mitología clásica.

Escena del baño de Diana


Baño de Diana, mosaico de las Metamorfosis
En una escena aparece como figura central la diosa Diana a la que una ninfa peina, mientras otra vierte agua con un ánfora. Otra ninfa señala una figura masculina, Acteón, al que le crecen unas astas en la cabeza, como castigo de la diosa por su atrevimiento al espiarla durante su baño.

"En esta comarca consagrada a Diana había un remanso entre las rocas y las flores, maravillosa obra de la Naturaleza. La fuente de agua más pura sonaba entre dos riberas cubiertas de césped. La diosa de los bosques, fatigada por la caza, venía a bañarse frecuentemente aquí. Un día llegó Diana para bañarse con sus ninfas. Entregó su arco, flechas y carcaj, mientras una ninfa le ayuda a desnudarse. Crocale le anuda el pelo que le cuelga por el pecho y la espalda. Otras, Nifele, Hyale, Phanis, Psecas y Phile derraman por su hermosa cabeza vasos de perfume.
Acteón, interrumpiendo su cabeza, se dirigió a aquel lugar llevado por un destino cruel. Al verle llegar, las ninfas, gritando, rodearon a la diosa, que al ser más alta, se dejaba todavía ver. Diana, al verse sorprendida por un hombre desnuda en su baño, se sonroja. Al no tener sus armas, arroja agua al rostro de Acteón y le presagia: "Intenta, si puedes, decir que has visto a Diana desnuda." En ese instante, empezaron a crecerle en la frente unos cuernos de ciervo; su cuello y su cabeza se alargaron y sus manos se transformaron en patas." (Ovidio, Metamorfosis, L. IV, 2)

Escena de Amimone y Neptuno

Amimone en El mosaico de las Metamorfosis
Amimone, hija de Danao, es enviada por su padre a buscar agua para un sacrificio. Cansada por el viaje, se duerme y un sátiro al verla quiere abusar de ella. Ella pide ayuda a Neptuno, quien al llegar lanza un tridente al sátiro y se clava en una piedra. El sátiro huye y Neptuno, enamorado de Amimone, yace con ella y, a cambio, le concede el favor de sacar su tridente de la piedra. Al hacerlo, aparecen tres chorros de agua, que dan lugar a la fuente Amimonia.
En la escena, aparentemente, el caballo representa a Neptuno y la mujer, Amimone, parece estar asustada y querer huir de él.

Escena de Hilas y las Ninfas.


















Hilas, joven argonauta de gran belleza, se acerca con un cántaro a la orilla del río. Unas ninfas, al verlo se enamoran de él , y lo arrastran con ellas hasta las aguas de la fuente.


Escena de Píramo y Tisbe.












Píramo y Tisbe son dos jóvenes enamorados de la ciudad de Semíramis a los que sus familias impiden verse. Deciden huir y reunirse a medianoche. Tisbe se refugia junto a un moral, cuando aparece una leona. Tisbe corre y se cae desmayada. Píramo aparece y hace huir a la leona, pero creyendo muerta a Tisbe, se clava un puñal. Cuando Tisbe vuelve en sí, ve a su amado muerto, y, desesperada, pide al árbol que cambie sus frutos blancos en rojos como su sangre y se clava el mismo puñal. Esta escena la describe Ovidio en Las Metamorfosis, libro IV.

lunes, 26 de marzo de 2012

¿Quién descubrió la villa romana de Carranque?

Cuando se va acercando el 30 aniversario del descubrimiento del yacimiento de Carranque, ya es hora de dedicar un poco más de tiempo y atención a este acontecimiento y comentar cosas interesantes sobre la villa y su entorno, además de hablar sobre la casa y el espacio doméstico romanos.
Deberíamos empezar por cómo se descubrió la villa romana y quién fue su descubridor.


Samuel, en la época de su descubrimiento
Un vecino de Carranque, un muchacho de 18 años, Samuel López Iglesias, se encontraba trabajando en el campo, cuando, movido por su natural curiosidad, se fijó en unas piedrecitas de colores, teselas, en el suelo. Samuel sabía perfectamente lo que eran y pensó que podía haber un mosaico allí enterrado. Hay que decir que en ese terreno había restos romanos y muchos vecinos ya habían encontrados piezas al mover la tierra con sus arados. Por lo tanto, Samuel se puso a cavar y vio que aparecía un mosaico. Con gran emoción fue a avisar a su familia para que vinieran a ayudarle, y pronto hallaron que un gran mosaico aparecía ante sus ojos. Era el mosaico de Las Metamorfosis.






Detalle de mosaico con perdiz, Carranque
                                                                                                                                                                                                             La villa romana de Carranque se encuentra  a la orilla del río Guadarrama, a cinco kilómetros del pueblo.En un entorno natural que ofrece la posibilidad de pasear y disfrutar de la tranquilidad del campo. Aquí todavía se pueden ver las perdices cruzando los caminos y las liebres corriendo por la cárcavas. Carranque por su patrimonio cultural y paisajístico ha sido incluido en la "Ruta del Quijote."